15 enero 2018

Lo que nos depara el futuro del misterio


En este año nuevo 2018 el mundo nos depara muchas sorpresas, algunas fruto del trabajo arduo y continuo, resultado del estudio y la preparación para avanzar en el camino del desarrollo profesional, humano y de la sociedad misma; pero otras serán resultado de descuidos de gente irresponsable y de algunos imbéciles con iniciativa que no les pusieron su alto a tiempo. 

Los supuestos “influencers” (como se dicen ahora) de las redes sociales deberían de pensar más antes de dar sus opiniones basadas en ideas superfluas, sin valor ni importancia real, pero mientras tengan contentos a sus borregos seguidores, todo está bien para ellos. La cuestión es que si siembran ideas tontas en la sociedad, cosecharemos personas más tontas después. 

El movimiento de los indignados cada día menos resultados pues ahora se sabe que todo era puro blof para mantener a los inconformes engañados con la idea de que con darle “Me gusta” a algo, van a cambiar al mundo, cuando fue todo lo contrario y quedaron como simples ociosos. La “generación blandita” cumple su mayoría de edad en este año, ya veremos que sacan para que se les siga compadeciendo y conmiserando, como limosneros con garrote. 

En el mundo del misterio todo sigue estancado igual que el año pasado, y que el antepasado, hace falta un cambio de rumbo, un rompimiento total con los dogmas de “creer para que sea cierto”, esa patraña ha causado mucho daño durante décadas. No por nada este año veremos de nuevo muchas cosas que se vienen repitiendo desde hace años, a falta de casos nuevos de verdad. 

Este año tendremos de nuevo la falsa profecía de los tres días de oscuridad, la veremos pulular por el internet y redes sociales por los meses de junio hasta septiembre es cuando los mistificadores lo sacarán del baúl de las falsas profecías inventadas para causar incertidumbre entre los ingenuos, y sacar provecho de ellos. Dirán de nuevo que es la venida de Jesucristo, el fin del mundo o la llegada de Nibiru o Hercolobus, publicando fotografías con lensflare del sol con tal de ilustrar su engaño. 

De nuevo tendremos el engaño de las falsas oleadas ovnis en varias ciudades del mundo, recurso muy barato y muy pobre que algunos pseudo-investigadores o “periodistas” utilizan para intentar mantener a sus seguidores cautivos de la mentira extraterrestre. Es un recurso de muy mala calidad pues pone en evidencia su carencia de creatividad e ingenio para generar contenido de valor, o que aporte algo de relevancia a la investigación de temas de misterio, aunque hay que recordar que ellos no se dedican a eso, solo se dedican a hacer show con esto, no a informar. 

Incluso este año tampoco no faltará el falso profeta, predicador o pastor que se diga hacedor de milagros en nombre de algún dios, representante de su palabra en el mundo, este individuo será de los que predican con los ojos cerrados y el cerebro apagado, solo en voz alta gritando pero sin lógica ni razón. Causará estupor en algunos e incertidumbre en otros, pero al pasar de los días su castillo de falsedad se romperá antes los cuestionamientos y lo dudoso de su honor y dignidad, pero sus fanáticos le seguirán dando de comer. 

Algunos andan con la novedad, que desde 1999 dicen lo mismo, que este será el año del contacto con los extraterrestres, pero de nuevo solo repiten el mismo estribillo sin cesar, y sin pensar, como borregos tras el cencerro. Tendremos muchos “congresos” y “simposios” de ovnis, extraterrestres, paranormales o parapsicológicos, pero sin nada de valor que aportar si no toman en cuenta un detalle muy importante: Afirmar algo sin mostrar las evidencias y la revisión de pruebas, es igual a no haber dicho nada.

Ahí se los dejo de tarea. Que los perros ladren, nosotros seguimos avanzando.   
 

08 enero 2018

Un año nuevo con misterios reciclados



El año pasado fue un año de predicciones fallidas, profecías no cumplidas, fraudes desenmascarados y muchos presuntos misterios resueltos por investigadores comprometidos con la verdad de forma honesta, y no por personajes ridículos que tienen que rogar atención para ser alguien en los medios de comunicación electrónicos y las redes sociales.

El año pasado tuvimos falsas momias extraterrestres, falsas apariciones milagrosas, falsos ovnis desclasificados, falsos pronosticadores de terremotos, falsos profetas y muchas otras cosas más, pero todas de ellas falsas. Por eso los temas de misterio están tan denigrados y menospreciados por muchos, por la charlatanería y por quien paga por ella.

Pareciera que nos quieren regresar a la Edad Media con este neo-oscurantismo virtual que se vive en el internet y en los medios de comunicación todos los días con videntes y astrólogos de cabecera en programas o canales que se dicen informativos o periodísticos. Y los que dicen investigar están tratando de reciclar casos resueltos del año pasado, o más antiguos.

El peor fraude del año se lo llevó las falsas momias extraterrestres de Nazca, en Perú, pero todo indica que este año van a querer sacarle el máximo provecho al mito de los documentos de presuntos ovnis del Pentágono, como sin no tuviéramos ya más que suficiente de casos sin ningún misterio más el que le inventen los propios “investigadores” o “periodistas”.

Les ha de estar pegando muy duro la cuesta de enero para que tengan que recurrir a parafernalia pseudo-mística y pseudo-espiritual para llamar la atención de sus seguidores. En lugar de recurrir a la investigación, análisis y estudio serio de estos temas. El recurrir a la charlatanería no es más que un síntoma del declive de sus metas de muchos de esos individuos. Dan lastima que ya no son ni la mitad de lo que fueron en el pasado, y ahora quieren que se les respete como si fueran lo mismo que hace años.

El vivir de limosnas del pasado solo hace miserable su presente. Si ya no son ni la sombra de su pasado, retomen su carrera seria o formal, o dejen de hacer el ridículo, dejen de ser los perros que ladran en el pasillo, atrás de las rejas. Si ahora quieren el respeto de todos, ahora se lo tienen que ganar de nuevo, no con patrañas, sino con trabajo serio y objetivo. 

Siguen diciendo que hacen investigación seria, pero sabrán que el intervalo de confianza de una investigación real debe de ser del 95% o mayor. No un 50% no un 60% debe ser de un 95% o más; y posiblemente ni siquiera sabían este dato, que ahora se los hacemos saber. Otra prueba de que no saben nada de lo que es investigación. No se puede tener respeto ni tolerancia con quien solo quiere engañar y pedir limosnas de respeto.

Es bueno que los jóvenes cada día siguen volteando con mayor interés y seriedad a los temas de misterio, no buscando confirmar sus creencias, sino buscando respuestas y soluciones a esas incógnitas que rondan en su pensamiento. Esa es la mentalidad que necesita este mundo, una mentalidad analítica e inquisitiva, y sobre todo crítica para saber corregir los errores y retomar el camino correcto.

Ya déjense de “y ahora ¿con qué vamos a sorprender a los fans?” y pónganse a trabajar en serio a generar contenido de calidad, que valga la pena y que cuando ustedes ya no estén en este mundo haga que sean recordados como buenos investigadores, no como viles charlatanes. Ahí se los dejo de tarea, les recomiendo hacerla, es por su bien.

http://twitter.com/belduque
https://www.facebook.com/BelduqueOriginal/

06 enero 2018

Un año nuevo y nuevos casos

Quiero agradecer a todos los que me han seguido a lo largo de estos años, seguimos en la búsqueda de respuestas para dar soluciones a los aparentes misterios del mundo, pues ese es nuestro oficio, hacer cuestionamientos y buscar respuestas.

Continuamos con una mentalidad inquisitiva y crítica, haciendo labor periodística como debe ser, informando y sirviendo a los demás.

Cada día llegamos más lejos, y es todo gracias a su apoyo.

Muchas gracias por acompañarme en este camino.

Seguiremos adelante.

Atentamente:

Belduque. 

25 diciembre 2017

De lo sobrenatural a lo terrenal

Durante mucho tiempo nos hemos escuchado historias de hechos extraños aparentemente sin una aparente explicación lógica o racional, de hecho hoy en día se siguen dando esos relatos, pero ahora en forma de testimonios de lo que es llamado como fenómenos paranormales. A finales del siglo XIX comenzaron a llamar la atención de científicos y estudiosos. 

Los primeros investigadores que se dedicaron al estudio de estos fenómenos en su momento les llamaron de distintas maneras, según la persona que los investigaba les llamó de distinta manera, algunos les llamaban fenómenos metapsíquicos, parapsíquicos, sobrenaturales, preternaturales o forteanos, todo dependiendo de la ideología y creencias de las personas. 

A mediados del siglo XX se creó la parapsicología científica que se definía como el estudio científico de los fenómenos producidos por la mente de algunas personas, como la percepción extrasensorial, la psicoquinesis, la telepatía o la precognición. Según sus estudiosos consideraban que estos fenómenos eran facultades humanas netamente naturales y distaban mucho de ser algo "mágico", pero que por distintas razones, cuestiones neurológicas o psiquiátricas, muy pocas personas llegan a desarrollarlas de manera notable. 

Para finales del siglo XX se empezó a hablar de la parapsicología instrumental, que era el registro y estudio de los fenómenos denominados como paranormales, originados hipotéticamente por fuerzas ajenas al ser humano. En algunos pocos casos se lograron impresionantes fotografías, grabaciones de sonidos y videos que por momentos daban la idea de que hay algo más en este mundo que no ha sido adecuadamente analizado y explicado. 

De hecho el objetivo principal de la parapsicología era resolver el misterio que envolvía a los fenómenos presuntamente paranormales, darles una solución racional y lógica, no para admirarlos o venerarlos como si se tratara de algo divino.   

En estos últimos años se ha visto un estancamiento en campo del análisis de estos fenómenos, como si hubieran desacelerado. Hubo un momento en que abundaron muchos autonombrados "parapsicólogos", “psiquicos” o “cazafantasmas", pero que en realidad no tenían los más mínimos conocimientos para realizar una autentica investigación, mucho menos que tuviera un rigor científico.  

La gran mayoría de ellos se limitaba a entrevistar a los supuestos testigos del fenómeno, tomar video y fotografías del lugar donde había ocurrido, para luego mostrar algunas imágenes o sonidos de dudosa calidad como si fueran una autenticas evidencias de actividad paranormal, y lo hacían sin haber sometido estas supuestas evidencias al más mínimo análisis o revisión. 

Eso de hacerse pasar por "parapsicólogo" o "cazafantasma" ya esta en decadencia, incluyendo la credibilidad de quienes se nombraban a si mismos de esta forma. Hoy existen muy pocas organizaciones formales que se dedican a la investigación de los fenómenos paranormales de forma seria y objetiva, e incluso algunas han formado enlaces entre ellas a nivel internacional para compartir información para poder encontrar alguna explicación a dichos fenómenos. De hecho varias tienen bases de datos sobre los casos que han sido plenamente resueltos y desmitificados, como debe de ser. 

Pero hay algunos pocos casos, con evidencia aparentemente insólita, de la cual no ha surgido mucha información nueva que pueda ayudar a solucionar las incógnitas planteadas por estos fenómenos extraños. Se la logrado registrar y atestiguar que sí acontecen algunos sucesos extraños en varios lugares, pero de momento no se ha podido encontrar una explicación que indique las razones por las cuales ocurren estos fenómenos. 

Algunos siguen postulado la hipótesis de la existencia de seres fantasmales, que algunos les llaman "entidades coexistentes no identificadas", otros les llaman “feéricos” basándose en la mitología antigua, que menciona la supuesta existencia de misteriosas criaturas que convivían con los humanos, pero no se ha demostrado nada de esto, son solo cuentos. 

Y ese ha sido el gran problema en estos últimos tiempos, que no se ha podido demostrar nada de estas u otras hipótesis que se han sugerido para explicar estos fenómenos. Sí se han descartado y solucionado muchos presuntos casos de fenómenos paranormales, que de sobrenatural no tenían nada, pero todavía queda un pequeño pero considerable número de casos que están dentro lo “inexplicable”. 

Sin embargo, recordemos que en este mundo todo tiene una explicación lógica, racional y científica; así es el mundo real. Que no todo este explicado debidamente, eso es problema de los que deberían de enfocarse a encontrar esas explicaciones. Las explicaciones mágicas o sobrenaturales que dan algunos para intentar explicar estos fenómenos, siguen en campo de la especulación, y carecen de toda evidencias.  

De hecho, sin ir más lejos se puede decir que lo sobrenatural no existe, pues no existe ninguna evidencia de ello, y todas sus supuestas evidencias presentadas por quienes creen en eso han sido plenamente descartadas y refutadas.  

No se puede respetar lo que no existe, y mucho menos si no es cierto lo que se dice de ello, así de simple. 


18 diciembre 2017

La gran importancia del escepticismo en la humanidad



Creer o no creer ahí esta el dilema, para muchos una creencia es la base de su fe, sin embargo muchas de estas creencias han desencadenado grandes tragedias y atrocidades a lo largo de la historia. Pero hay que ser muy objetivos y concretos en esto, estas creencias han sido caóticas porque han sido reforzadas por la fuerza del fanatismo, ese fanatismo ilógico e irracional que por muchos siglos fue, prácticamente, lo que dominó a toda la sociedad en gran parte del mundo.

Sin embargo en estos días hemos visto como la ciencia y la tecnología han avanzado, sin embargo, en estos días de nuevo estamos viendo ese neo-oscurantismo que esta invadiendo a los medios de comunicación, y que incluso se ha metido hasta en los hogares de las personas poniéndolas en riesgo con terapias alterativas, con medicinas casi mágicas que ponen en riesgo la salud de las personas, de personas inocentes e ingenuas que por alguna razón o necesidad buscan algún remedio que les de esa paz y tranquilidad, que por alguna razón no confían en la medicina normal, en la ciencia común y corriente, en la ciencia que todos podemos probar y constatar, por lo que recurren a estas creencias y supersticiones.

Hay que se muy concretos, muchas de estas técnicas neo-oscurantistas o de pseudo-ciencias ponen en riesgo la vida y salud de las personas hoy en día, y lo peor del caso las personas les permiten entrar a sus casas, todos los días, por medio de los medios de comunicación. La apertura de los medios de comunicación ha sido una herramienta bastante importante para estas corrientes de pseudo-ciencias, las cuales, gracias a la libertad de expresión, han llegado hasta nuestros hogares. 

Hoy tenemos que poner un alto, y ese alto es por medio del pensamiento crítico, por medio del escepticismo. El mundo no va a cambiar con pensamientos bonitos, el mundo va a cambiar con acciones y hechos concretos, y el escepticismo es una herramienta de cambio que nos puede hacer llegar muy lejos, pero con bien para todos.

Debemos de fomentar más el escepticismo, el buscar la realidad, más allá de medias verdades que necesitan que alguien se las crea para que puedan “ser ciertas”. Gracias al escepticismo el ser humano salió de las cavernas, dejó de adorar al Sol y al fuego. No caigamos en la involución intelectual que el neo-oscurantismo promueve con las pseudo-ciencias.

El retraso mental voluntario promovido por algunos líderes en la promoción de falsedades como la tierra plana, la exopolítica, el misticismo esotérico y demás corrientes mistificantes es una evidencia palpable y tangible del riesgo que corre la humanidad si no se pone a utilizar su cerebro de forma consciente.

El auténtico despertar de consciencia es el escepticismo, pues no pide a nadie que someta su mente a creer en algo, le invita a poner a prueba y cuestionarlo todo, incluso a sus propias bases, por eso el conocimiento se actualiza y renueva, mientras la creencia se estanca y no avanza.

http://twitter.com/belduque
https://www.facebook.com/BelduqueOriginal/

11 diciembre 2017

Lo paranormal contra la ciencia


Se sabe a ciencia cierta que algunos de los individuos que dicen estar dedicados a estudiar los temas de misterio, como los ovnis o los fenómenos paranormales, en lugar de acercarse a los métodos o procedimientos correctos para dar solución a esos enigmas, se ponen en sentido contrario a estos, y en lugar de dar alguna luz a estos temas, se dedican a poner más oscuridad en estos temas, e incluso atacan a los que intentan resolverlos.

El método científico han logrado explicar la gran mayoría de los fenómenos de nuestro mundo, pero los pseudo-investigadores se niegan en utilizar estos métodos para encontrar una explicación a estos, por el simple hecho de que ellos quieren darle un enfoque de "paranormal". Pero a pesar de que estos fenómenos no tengan una aparente explicación lógica o racional de momento, no quiere decir que carezcan de ella, y mucho más si estos fenómenos se presentan en el mundo real, por lo tanto, pueden ser estudiados por la ciencia  que estudia todo lo que hay en el universo.

Existe un odio o miedo al conocimiento científico que algunos pseudo-investigadores han expresado en sus acciones los ha dejado en evidencia. Nos referimios a los autonombrados ufólogos o parapsicólogos que se basan en la mistificación en sus trabajos y que reniegan de todo lo que pueda tener rasgos de científico, y que acusan de "cientifisistas" a quienes utilizan el saber científico para la explicación de fenómenos que se consideran dentro del campo del misterio. Esas conductas pueden ser consideradas similares a la gnosiofobia o epistemofobia que es el miedo irracional y enfermizo al conocimiento.

Si estos fenómenos se presentaran en "otro mundo" se aplicarían las leyes científicas de ese otro mundo para analizarlos, pero como se presentan en nuestro mundo, en el mundo real, se pueden utilizar las leyes científicas de este mundo para estudiarlos. Así de sencillo. Pero los conocimientos científicos afectan de manera negativa a sus creencias neo-oscurantistas, pues si todo mundo conociera de ciencia, se desenmascararía sus trucos y se echaría por tierra su espectáculo.

El temor al saber científico hace que algunos de estos individuos formulen “hipótesis” que no tienen ninguna base lógica ni racional, y se basan más en suposiciones "echas al aire" que en algo real. Esto ha sido muy recurrido por los que dicen “estudiar temas como el de los supuestos extraterrestres, los círculos de las cosechas, las orbes, los “ovnis invisibles” y hasta las falsasv entidades ultradimensionales. 

Los timadores del mundo del misterio no quieren que las personas sepan que la mejor y más segura forma de acercarse a la realidad del mundo es por medio del conocimiento científico, no por medio de supersticiones o creencias que nunca se les busca solución. Las personas deben de exigir a esos "investigadores" que dejen a un lado su pantalla se "expertos" y que se pongan a resolver esos misterios tan alabados por ellos mismos. No están cumpliendo su función de auténticos investigadores, pues solo fungen como actores de un espectáculo teatral que utiliza como tema principal los misterios o fenómenos extraños, fingiendo estudiarlos o investigarlos.

Deberían de aclarar que sus "conferencias", publicaciones y programas son solo de entretenimiento, que no tienen una función periodistica ni informativa, y que solo buscan entretener y divertir a lo aficionado a los misterios, pues engañan a muchos haciéndoles creer que lo que ellos exponen es información real.

Por si fuese poco, algunos de esos "investigadores" que hablan de extraterrestres, seres astrales y fantasmas por todas partes, ni si quiera creen realmente en esos temas, y solo lo hacen por las ganancias que obtienen de sus espectáculos y por la satisfacción de sentirse “alguien especial". Es completamente lícito vivir de los temas de misterio, lo que no es correcto es engañar con información que es falsa.

La ciencia y la tecnología han sido una gran herramienta en la búsqueda de respuestas a muchos misterios, y gracias al conocimiento científico se han logrado desmitificar muchos casos y muchos engaños. Si la ciencia ha demostrado su eficiencia en este terreno, no hay porque darle la espalda a esta valiosa herramienta. La solución a todos los misterios del universo, el tiempo y la ciencia nos los darán.

http://twitter.com/belduque
https://www.facebook.com/BelduqueOriginal/

04 diciembre 2017

Opinólogos incultos y desinformados


Se dice que vivimos en la era de la información, se supone que deberíamos estar viviendo una nueva Ilustración, en donde se termine de disipar las sombras de la ignorancia, la superstición y lo esotérico mediante las luces del conocimiento, la lógica y la razón, utilizando como herramientas principales a la ciencia y la tecnología. Pero esta ocurriendo lo contrario, la ignorancia se abre camino en los medios de comunicación.

Estamos viendo como por un lado se busca rescatar al mundo de la ignorancia por medio de la información y el saber, pero por otro lado el neo-oscurantismo busca imponer sus creencias que limitan e impiden el desarrollo de las personas, encadenando sus mentes a ideas que no son nada, ni tienen valor más que el que las personas les da, en pocas palabras engañándolas para que abrasen y veneren las propias cadenas mentales que los esclavizan diciéndoles que están viviendo un “despertar espiritual” o una “apertura de consciencia” cuando en realidad solo les ponen la correa al cuello.

Muchos le echan la culpa a los propios medios de comunicación, que difunden contenidos basura, hechos al vapor y enteramente desechables. Algunos incluso se quejan diciendo que la televisión ha criado (o creado) generaciones idiotas que no les gusta la lectura. Pero ahora estamos un poco peor, pues tenemos a idiotas que leen contenido blof y se creen cultos e inteligentes. Presumen de lo que no son, y los millennials se lo creen todo, simplemente porque les gusta creer en lo que les conviene sin razonarlo o ponerlo en la balanza de la lógica, si les gusta una idea y les hace sentirse cómodos, aunque sea una mentira, la creen y ya, sin pensarlo. 

Por eso hay tanto “youtubers” que opinan de todo sin saber de nada, por eso hay neo-nazis, neo-comunistas, neo-anarquistas, xenofobos fanáticos, esoteristas de bolsillo y demás personajes sacados de la manga de la ignorancia que les da por decretar y dictar sus ideas a los cuatro vientos con tal de que su voz sea escuchada y silenciar la voz de la razón y la realidad que tanto les incomoda.

Es como los veganos extremistas, los religiosos radicales, los tierraplanistas o los antivacunas, se basan en ideas parciales y tendenciosas para sustentar sus postulados, cuando hay suficiente argumentación, evidencias y pruebas corroborables que refutan y descartan todo lo que puedan decir sobre sus creencias. Les gusta las verdades a medias, pero no la realidad cruda, pues eso es precisamente lo que quieren evadir.

Los pseudo-filósofos posmodernos que no saben nada de filosofar, que solo repiten frases que vieron en algún video en internet o que leyeron en algún folleto, quieren calificar y juzgar todo lo que esta a su alcance, pero no tienen el valor ni la honestidad de aceptar que no son nadie para hacerlo, pues su limitado conocimiento del funcionamiento de las cosas del mundo limita y reduce su opinión a un simple quejido de alguien que solo busca atención de los demás.

Los tontos que se creen “influencer” solo porque muchos lo siguen en redes sociales deberían de saber que a la basura la siguen mucho una enorme cantidad de moscas, y no por eso deja de ser basura ni sus seguidores viles moscas. Cuando topan con alguien que refuta sus ideas, en lugar de dar argumentos para debatir, se ponen a denostar contra quien los refutó. Una típica conducta de pobre perdedor.

Un gran maestro de periodismo me dijo “La mejor opinión no es la del público, es la de las personas bien informadas”, la realidad es cruda pero así es. En muchas empresas todavía te quieren vender ideas vacuas como “el cliente siempre tiene la razón” cuando en realidad no es cierto, muchos clientes ni siquiera saben usar correctamente los servicios o un producto que una empresa les brinda, pero ellos creen esa mentira de “el cliente siempre tiene la razón” solo porque les conviene. Es bastante tonto eso. De hecho lo más importante en una empresa, y en la industria, es el empleado, si quieres que tu empresa o industria crezca, cuida y protege a tus empleados. 

Los borregos se creen mucho solo porque un pastor les pone un cencerro, pero siguen siendo borregos que algún día terminarán en el plato de ese mismo pastor. Tu opinión no importa ni tiene valor si no se fundamenta en evidencia y pruebas. O como dijo un sabio “Datos duros mata opinión”.

http://twitter.com/belduque
https://www.facebook.com/BelduqueOriginal/

27 noviembre 2017

Mala ciencia y mala fe



Hoy en día mucho piensan que porque hablan frente a una cámara tienen algún tipo de autoridad sobre algún tema, y mucha de la gente que los ve así lo cree, pero la realidad es muy distinta. Muchos de esos personajes son simples oportunistas sacados de la manga o rescatados de un callejón oscuro del cual jamás debieron haber salido, pero que algún ocurrente les dio cuadro y ya se autonombran autoridad en tal o cual tema. 

En los medios electrónicos y en los impresos tenemos muchos “médicos” y “doctores” promoviendo terapias alternativas de muy dudosa y cuestionable efectividad, poniendo en riesgo la salud de las personas que inocentemente se ponen en sus manos con la esperanza de encontrar la cura para sus malestares ya que por falta de recursos no han podido encontrarlos en la medicina tradicional, la cual no es mala y sí es muy eficaz, pero no todos los médicos tienen el conocimiento y preparación para dar con el tratamiento adecuado para los malestares de forma rápida y acertada.

Pero estos “médicos” de televisión que recomiendan falsas terapias contra el cáncer y otros padecimientos delicados que merecen la opinión de auténticos profesionales, no de personajes salidos de una cloaca, son los que promueven lo que ya es conocido como la mala ciencia, pues ni es ciencia realmente. Como las terapias de células madre, las terapias de ozono, y otras tantas, que no tienen ninguna veracidad constatable, pero que dejan muchas ganancias a sus promotores. Ellos venden esperanza a base de una mentira que puede poner en riesgo la salud de las personas. La ciencia no es mala, a menos que sea falsa.   

Aquí vienen también los falsos guías espirituales, motivadores místicos y demás individuos que con algo de conocimiento de psicología mezclado con esoterismo endulzado se ponen a dar “consejos” para sanar los problemas de la gente en espacios pagados de tele y radio. Se pintan de “maestros”, “pastores” y otros títulos sacados de cuentos de hadas, pero son simples farsantes surgidos de la nada, como mucha labia como principal cualidad, pero tienen una gran debilidad, no pueden entrar en debate con quien les cuestione, pues carecen de argumentos para sus postulados.

Son los soldados de la mala fe, esa que venera la mentira y exalta la falsedad, que vende falsas panaceas con tan de encadenar sus espíritus a ideas falsas que les den una falsa tranquilidad pero que oculta una perversa realidad tras ella. Así como se dice que la verdad los hará libres, así también deben saber que la mentira los hará sus esclavos, y entre más defiendan esa mentira, más fuerte serán esas cadenas que los esclavizan. 

Estos individuos nunca tendrán el valor ni la dignidad de enfrentar un debate para poner a verificar la certeza de sus dichos, porque carecen de pruebas que señalen que lo que ellos tanto dicen es cierto. Necesitan que la gente les crea para ser alguien, pues para promover y sustentar sus falacias pseudo-científicas o pseudo-místicas necesitan de sofismas. Mentiras que sostienen más mentiras, que si se ponen a la luz, se deshacen.

No todo lo que sale en la televisión, el internet o en el periódico es real, mucho de ello es pagado, es publicado para engañar y desinformar y hacer que la opinión del público adopte cierta tendencia favorable para el que pague más o el que venda más. Hay que ser más escépticos y tener un pensamiento crítico para analizar las cosas que nos presentan, no caer a la primera en esos engaños dulces y rosas que nos presentan. La "fe" se debe de ganar con evidencia y pruebas, no darla de a gratis.     

Ténle más cariño a tu integridad física y mental.

http://twitter.com/belduque
https://www.facebook.com/BelduqueOriginal/

20 noviembre 2017

El retorno de los caballeros


En este siglo XXI se ha dado una revolución intelectual y cultural en muchos aspectos, lo antiguo vuelve como si fuera algo nuevo, surgen ideas novedosas, algunas más provechosas que otras, pero incluso prácticas casi olvidadas resurgen, volviendo con nuevos aires de modernidad pero con su mismo espíritu. 

En distintas partes del mundo ha resurgido el gusto por el deporte de las espadas, no la clásica esgrima olímpica, sino el antiguo estilo europeo de combate con espada. Ya desde hace muchas décadas se practica otros estilos de esgrima oriental como el kendo, el iaido, el kumdo o las formas chinas de wushu o kung fu, pero el antiguo estilo occidental esta resurgiendo. 

Algunos lo practican como deporte como los grupos de HEMA (Historical european martial arts) que utilizan armas de acero sin filo o de polímero para no causar daño, además de que utilizan distintas protecciones o armaduras modernas para evitar salir lesionados en los encuentros. Se practica como una disciplina de esgrima deportiva, pero con la variación de que utilizan espadas mandobles o de mano y media, las llamadas espadas bastardas, y también las espadas roperas o rapiers. 

Este deporte ha tenido gran aceptación en muchas partes del mundo, pero el costo de las armas y las protecciones o armaduras, es algo elevado. También ha surgido un estilo de combate de espada pero más sencillo y económico al mismo tiempo, es el softcombat, también llamado modern sword fighting, en el cual se utilizan replicas de antiguas armas pero son acojinadas, hechas de fibra de vidrio, tubería de plástico y espuma de poliuretano o etilvinilacetato (foami). 

En el softcombat se aplican estilos de combate oriental y occidental, la variedad de armas es muy diversa, incluso hay replicas de armas de fantasía, pero lo que más ha permitido que el softcombat tenga la aceptación mundial que ha obtenido, es lo económico de fabricar sus armas y la gran diversidad de técnicas que se pueden aplicar en sus combates. Es una disciplina más abierta a distintos estilos, aunque dependiendo de la región puede tener alguna preferencia por un estilo de esgrima antiguo o estilos más modernos como el filipino o el nepalés. 

Existe una disciplina más purista al respecto que se maneja estrictamente como un arte marcial, es el denominado ARMA (Arte marcial renacentista) en donde los estilos español, alemán, inglés e italiano son los primordiales en esta práctica. A diferencia del HEMA en el ARMA se utiliza armas de acero o de madera, como se hacía en la antigüedad, pero prácticamente no utilizan armaduras o protecciones, poniendo mucho énfasis en la perfección de la ejecución de cada movimiento que realizan. Simplemente no tienen permitido fallar, pues fallar puede costar caro. 

Pero lo más importante de estas disciplinas es que promueven los antiguos valores de la caballería: La honestidad, la decencia, la justicia, el respeto, le honor y la dignidad. No es solo blandir una espada, ya sea hecha de acero, madera, plástico o acojinada, es lo que está atrás de ella, quien la porta es lo que importa. 

No es disfrazarse de “guerrerito” y fingir algo que no son, como algunos jóvenes que se “cosplayean”, es vivir conforme a un código a una ética, algo que hace mucha falta en estos días. El moderno camino de la espada intenta rescatar valores y virtudes casi olvidadas por algunos, pero que la sociedad moderna necesita revivir. No es solo saber blandir correctamente una espada, es saber vivir una vida con honor y dignidad, el antiguo camino del caballero, un camino que vale la pena seguir.


13 noviembre 2017

Y vendrán cosas peores...

¿A poco?


Según se dice por ahí, en un libro religioso muy vendido, “en el futuro vendrán cosas peores”, dependiendo la traducción que se compre. Pero así pareciera, pero no por vestigio o castigo divino, sino por la propia mano del hombre, que actúa sin razonar ni pensar un momento sobre las consecuencias de sus actos. 

¿Quién eres tú? Eres tus creencias y pensamientos, pero sobre todo eres tus actos, pero si solo actúas en base a tus creencias, el mundo esta perdido es un abismo muy oscuro y profundo. Pues si solo tomas decisiones según lo que crees “cierto” o “correcto” según creencias preestablecidas por otros, pero que nunca han sido puestas a prueba de valor o de razonamiento, entonces corremos un gran peligro. 

Por momentos pareciera que a pesar del gran avance tecnológico y científico que hay en el mundo, en algunas partes se esta viviendo una involución intelectual, un retroceso en el raciocinio. En el internet y en los medios de comunicación nos estamos topando con personajes que promueven una sarta de barrabasadas que carecen de toda lógica, tenemos desde gente que se hace pasar por videntes que “hacen pronósticos según los signos del zodiaco”, conductoras de televisión incultas que están en contra de la vacunación o viles promotores de la ignorancia que dicen que la Tierra es plana. 

En el pasado los fanáticos religiosos fueron el terror del mundo por sus “guerras santas”, pero hoy de nuevo un puñado de incultos quieren revivir rencores ya muertos y enterrados, y todo por falsos mitos religiosos manipulados y tergiversados, solo porque no tienen otra cosa que hacer con sus vidas estériles y sin sentido. Ahora comprendemos porque cada día hay más agnósticos, apateistas y ateos en el mundo, por culpa de los mismos “religiosos”. Recuerda que si tu dios necesita que tú defiendas su palabra, entonces su palabra no tiene ningún poder. 

En estos momentos en muchas empresas tienen que lidiar con los millennials, que no son todos los miembros de la “Generación Y”, no, solo esos jovencitos que no quieren esforzarse en nada lograr sus objetivos y que todo lo quieren prácticamente regalado, y que están en la lona cuando chocan con la cruda realidad de que nadie los tiene que querer y respetar tal como son, pues no, están en un error. Es falso creer que todos merecen respeto, el respeto para merecerlo se debe de ganar, día con día, con acciones reales. Si quieres que te respeten, debes de darte a respetar. 

Aunque algunos lo confunden para aplicar su intolerancia y xenofobia contra los que no pueden dominar con sus ideas y que por ello los atacan. Pero ahí es donde se tiene que aplicar el filtro de “si tus ideas necesitan ser creías para ser ciertas, entonces son falsas”. Los de doble moral, los mochos como les dicen, que quieren imponer sus ideas religiosas (supersticiones) sobre la sociedad son de esos que a base de sofismas dicen querer dialogar o debatir, pero solo quieres insultar o “criticar”. Niños, recuerden que las criticas son las que ayudan a construir, corregir y pulir errores, no para despotricar y exponer la carencia de argumentos contra otros, eso no son críticas, son ladridos. 

Recordemos que las libertades terminan donde comienzan la dignidad y derechos de los demás, si tus ideas pueden dañar a otros, que no salgan de tu mente nunca. Pero hay que diferenciar, una cosa es dañar y otra incomodar, no es lo mismo. Si tus ideas no dañan a nadie, eres libres de expresarlas y ponerlas en practica, pero si “ofenden” las creencias de otros, habrá que cuestionar esas creencias, que tan realistas son, o en su caso tus ideas si van en contra de la decencia, la justicia y la honestidad que debe de imperar en toda sociedad, pues solo con esas tres virtudes se puede alcanzar la bondad, lo único que impide que nos destruyamos todos. 

El día que la humanidad haga un lado las creencias, y demás ideas que necesitan que la mente se someta a ellas para que sean “ciertas”, entonces la humanidad realmente evolucionará y tendrá una nueva Ilustración. Para los que les gusta la música banda y el reggaetón: La Ilustración es el movimiento cultural que en el siglo XVIII se dedicó a disipar las tinieblas de la ignorancia mediante las luces del conocimiento y la razón. Por si no sabían.